México, Centroamérica, R. Dominicana y Colombia rechazan el racismo y la xenofobia contra sus trabajadores emigrantes
Posted by Trabajadorinmigrante on 31st marzo 2017
| 462 views

En una declaración subrayan la «preocupación por el aumento de acciones que discriminan a las personas migrantes, y reafirmar nuestro profundo rechazo al racismo y todas las formas de discriminación, xenofobia, intolerancia y criminalización en contra de los migrantes», sin mencionar en ningún momento al Gobierno de Trump

Presidentes de México, Colombia, Costa Rica, Guatemala y Panamá en la Cumbre de Tuxtla. Foto: Presidencia México.

New York. Mar/31/2017. Agencias. México, Centroamérica, R. Dominicana y Colombia abogaron por el respeto a los derechos humanos de millones de latinoamericanos que emigraron de estos país a los Estados Unidos, en momentos en que el gobierno del presidente Donald Trump impone el endurecimiento de las políticas migratorias. La XVI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Tuxtla, celebrada en Costa Rica con la participación de los presidentes y cancilleres que conforman el grupo de Mesoamérica.

En el texto, los países abogan por «un enfoque integral para la atención de las causas estructurales que originan la migración, el pleno respeto de los derechos humanos de los migrantes y una mayor cooperación internacional entre los países de origen, tránsito y destino, de conformidad con el derecho internacional». Mesoamérica está conformado por los países más cercanos a los Estados Unidos y que tienen el mayor número de nacionales emigrados a este país.

La pobreza en Latinoamérica ha disminuido hasta el 28,1 % de la población en 2013, según datos de la CEPAL. Foto: Archivo particular

La pobreza es la principal causa de migración latina hacía los Estados Unidos, por lo que en la Cumbre se insistió en crear  formas de cooperación institucional y privada para generar trabajo y desarrollo en la región. La solidaridad con México, la construcción de un muro en la frontera con su vecino del Norte y abogar por los derechos de sus emigrados centraron las conversaciones.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, agradeció en la cumbre a los países mesoamericanos por la solidaridad que le han mostrado en lo que calificó como una «etapa de redefinición» de la relación con Estados Unidos. «Es prioritario que todos los Gobiernos de la región velemos por los derechos de los migrantes, su integridad física como personas y su dignidad», manifestó Peña Nieto en su discurso durante la sesión plenaria, según informa la Agencia Efe.

Latinos sin documentos detenidos en centros de internamiento en Estados Unidos.

«México aprecia y ve con optimismo esta redefinición del marco de la relación entre ambos países para trabajar de manera positiva a través del diálogo y haciendo de él, el mecanismo que nos permita superar cualquier diferencia», expresó. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, hizo un llamado a Mesoamérica para que en estos momentos esté «más unida que nunca».

«Escuchando al presidente Enrique Peña Nieto y sus dificultades con el vecino del norte, creo que el mejor muro que se puede construir es el progreso de Mesoamérica en la medida en que seamos exitosos en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible», manifestó Santos.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, dijo que «es necesario entablar un diálogo regional en torno al tema de personas migrantes y refugiadas. Los desplazamientos han alcanzado un nivel sin precedentes. Esta realidad exige respuestas coherentes e integrales y la única forma de llegar a esas respuestas es a través del diálogo a nivel bilateral, regional y mundial», dijo Solís.

En la cumbre, que se desarrolló bajo el lema «Mesoamérica nos une», participaron los presidentes de México, Enrique Peña Nieto; de Colombia, Juan Manuel Santos; de Guatemala, Jimmy Morales; de Panamá, Juan Carlos Varela, y de Costa Rica, Luis Guillermo Solís. Honduras, El Salvador, República Dominicana, Belice y Nicaragua, enviaron representantes a nivel de cancilleres o vicepresidencia.

Al final, fue una declaración más, pero la primera conjunta de presidentes y cancilleres latinoamericanos en torno a su s emigrantes.

En la cumbre no se cito a Trump ni a los Estados Unidos, pero estaba claro hacia donde se dirigía la declaración política final de la Cumbre. Foto: Getty Images.