De 1,378 presuntos pandilleros arrestados en seis semanas por ICE en USA, solo 445 eran extranjeros, solo 165 miembros de bandas
Posted by Trabajadorinmigrante on 11th Mayo 2017
| 1832 views

De los detenidos, 280 fueron arrestados por delitos de inmigración y serán procesados con la intención de deportarlos, informaron las autoridades de ICE. El total de extranjeros detenidos fue de 445, de ellos solo 165 formaban parte de alguna banda en Estados Unidos

1.378 pandilleros o asociados de pandillas fueron detenidos en una operación nacional en las últimas seis semanas. Foto: oficial vía VoaNoticias.

La policía de Inmigración y Aduanas de EE.UU., ICE por sus siglas en inglés, anunció la detención de 1.378 individuos en un operativo contra pandillas realizado en las últimas seis semanas en todo el país.

La operación es parte de un esfuerzo más amplio llamado Escudo Comunitario en el que participan fuerzas policiales anti-pandillas locales, estatales, federales e internacionales, iniciado en 2005, que busca identificar, arrestar, enjuiciar, encarcelar y deportar a los pandilleros y sus asociados con el fin de proteger a las comunidades.

De los arrestados, 1.098 lo fueron por delitos federales o estatales (21 de ellos tenían cargos por homicidio y 7 por violación). Del total de detenidos, 933 eran ciudadanos de Estados Unidos y 445 eran extranjeros de 21 países de Latinoamérica, Asia, África, Europa y el Caribe. De entre los extranjeros, 280 fueron detenidos por faltas administrativas relacionadas con su estatus migratorio (la inmigración sin papeles no es delito). Es decir, los extranjeros son el 32% de todos los detenidos, pero si se descuentan los arrestados por cuestiones migratorias, son solo el 15% de los criminales relacionados con bandas (165 personas).

Se informó que 10 de los detenidos, que ingresaron ilegalmente por la frontera, 8 eran miembros de la banda MS-13, una de las más violentas de Centroamérica que ha extendido sus redes hasta ciudades de EE.UU., como Nueva York, el área metropolitana de Washington, California y otros estados.

Tres de los arrestados son beneficiarios del programa DACA, la Ley de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, instituido por el presidente Barack Obama. De ellos uno ya ha sido deportado y dos están en proceso de deportación.

El director interino de ICE, Thomas Homan, dijo que “no hay información y no están al tanto de ningún caso, donde se haya acusado equivocadamente a alguien como pandillero”.

Una de las mayores y más grandes operaciones en el esfuerzo de las últimas seis semanas se realizó en San Diego, California, donde arrestaron 23 pandilleros y asociados, se confiscaron 17 armas de fuego y miles de municiones de varios calibres.

La Mara Salvatrucha, considerada la más numerosa, organizada y peligros en Latinoamérica y Estados Unidos. Cuentan con más de 100,000 miembros.

En total, 1095 de los detenidos son pandilleros o asociados de alguno de los cuatro principales grupos criminales impactados en la operación como son Bloods, Sureños, MS-13 (104) y Creeps.

Los arrestos tuvieron lugar principalmente en áreas de Houston, Nueva York, Atlanta y Newark, Nueva Jersey. En Washington D.C., Maryland y Virginia, fueron arrestados 52 pandilleros de los cuales 29 se determinó que pertenecían al MS-13. En el operativo se confiscaron también 238 armas de fuego y cerca de un millón de dólares, producto de las ganancias ilícitas de la actividad criminal de las pandillas.

Homan destacó la importancia de la cooperación de las jurisdicciones con la lucha de su agencia contra los grupos pandilleros, indicando que la falta de colaboración es un “enorme problema de seguridad pública y de seguridad de los agentes” que constituye una grave preocupación para ICE.

“Es más seguro arrestar a un individuo dentro de la seguridad y privacidad de una cárcel donde se sabe que no tienen armas” dijo el funcionario, explicando que allí una sola persona hace el arresto y lo entrega a ICE para procesarlo o removerlo del país, en tanto que si lo sueltan sin avisarles hay que buscarlo y para cuando se lo encuentra, en un 30 a 40% de los casos ya han cometido un delito criminal.

Omar Guandique, un pandillero de MS-13, con un largo récord criminal fue deportado recientemente a El Salvador.

El vicedirector ejecutivo asociado, Derek Benner, quien ofreció los detalles de la operación, advirtió que el reclutamiento de las pandillas está especialmente dirigido a las personas más vulnerables de las comunidades, como son “desafortunadamente en su mayoría menores en nuestras escuelas o barrios”.

Las autoridades de ICE destacaron que el operativo no ha terminado y reiteraron el compromiso de la agencia a combatir las más peligrosas y crueles pandillas “que son la mayor amenaza de nuestras comunidades”.

“Vamos a perseguirlos dondequiera que se encuentren. Esta es una de nuestras principales prioridades y continuará siéndolo”, afirmó el director interino de ICE, Thomas Homan.

La Mara Salvatrucha (MS-13)

Son bandas muy grandes localizadas en Centro América y Estados Unidos, constituidas por una mayoría de salvadoreños, hondureños guatemaltecos y otros centroamericanos.

Sostienen células o “clicas” localizadas en Latinoamérica con más de 100,000 miembros.

Las actividades criminales de la Mara Salvatrucha incluyen venta de drogas, extorsión, venta de armas, robo, asesinatos por encargo, etcétera.

Sus actividades en los Estados Unidos atrajeron la atención del FBI que, en 2005, hizo redadas contra los pandilleros donde cayeron 600 miembros de la MS.

La palabra “Mara” en Centroamérica significa “grupo”. El término proviene de la palabra  “marabunta”, a saber, conjunto de gente alborotada y tumultuosa; colonia de hormigas que se alimentan de todo lo que encuentran a su paso.

La Mara Salvatrucha, nace en Los  Ángeles, Estados Unidos. La palabra Salvatrucha, se refiere a “salvatrucho” que es el equivalente a sálvate trucho. Trucho es también un equivalente de ponerse “vivo”, “estar atento”.

Los integrantes de la Mara Salvatrucha suelen hacerse tatuajes con los cuales demuestran su membresía. Aunque los maras actuales ya no suelen tatuarse para no ser detenidos por la policía o para no llamar la atención.