Rafael Cossio trajo de Quecholac (Puebla) el Hospital de Bicicletas, que hoy atiende pacientes de cinco continentes
Posted by Trabajadorinmigrante on 5th Mayo 2018
| 343 views

Hoy se celebra la Batalla de Puebla. En nuestra sección de ‘Ejemplos de lucha’ traemos la batalla de Rafael Cossio en Nueva York.

Rafael Cossio sonríe con la llegada de la primavera y verano, donde su hospital de bicicletas se llena de pacientes. Foto: Mauricio Hernández

New York. May/05/2018. Por Orlando Contreras. Rafael Cossio conoce de memoria el nombre y precio de cientos de productos en su Hospital de Bicicletas, donde atiende a personas de los cinco continentes. En medio de más de 3,000 piezas de repuestos de bicicletas, Cossio, un apasionado del pedal, nos relató su odisea para entrar al país de las oportunidades luego de salir de su natal población de Quecholac, en Puebla, donde trabajó hasta los 22 años.

Hoy celebra México con gran fervor la batalla de Puebla, dentro y fuera de su territorio, con múltiples eventos en todas las ciudades y poblaciones de los Estados Unidos donde residen millones de mexicanos. “Somos un pueblo luchador, guerrero y trabajador”, dijo Cossio mientras arreglaba una de las cientos de bicicletas que le están llegando por estos días que acaba el invierno.

“En invierno nos mantenemos con las bicicletas que nos traen las personas que hacen delivery (servicio a domicilio) de los restaurantes; este invierno ha sido largo y duro”, recordó Cossio junto a sus ocho trabajadores de Honduras, México, Guatemala, República Dominicana y Colombia.

La lucha de Cossio ha sido constante y fructífera, enfocado en la reparación de bicicletas, una pasión que le vio crecer en su recordada Quecholac, donde su familia atiende el negocio de bicicletas que dejo antes de emprender la aventura hacia el norte.

Llegó a Nueva York de 23 años tras una larga odisea por el desierto de Arizona de la que no quiere acordarse. Dejó atrás a una familia de cinco hijos de dos, tres, cuatro, cinco y seis años de edad.

Rafael Cossio, en su Hospital de Bicicletas. Foto: M. Hernandez.

“Cada día que me levanto pienso en mi familia”, dijo Cossío que trabaja de 8 de la mañana a 10 de la noche. La única ocasión en doce años de funcionamiento que ha descansado fue cuando cerró su taller el Día del Inmigrante para apoyar a los indocumentados.

A Cossio su mujer todavía lo espera, junto a cuatro de sus hijos porque uno llegó a vivir a Nueva York. Sus padres le piden cada día que regrese, pero Cossio está aprovechando que su Hospital de Bicicletas vive repleto de pacientes. “Volveré, volveré, volveré”, dijo Cossio, quien ayuda económicamente a sus hermanos y en su pueblo natal dejó un negocio de bicicletas que atiende su padre, un hijo y un sobrino.

Cossio y su equipo de cirujanos en el Hospital de Bicicletas. Foto: Mauricio Hernández

Cuenta Cossio que su mujer no quiso venir con él a Nueva York: “Ella me dijo que ‘Soy más madre que mujer’, y se dedicó a cuidar a los hijos”.

“Siempre he trabajado con las bicicletas desde que llegué a esta ciudad. Primero en un negocio de la Roosevelt Avenue, pero la dueña tuvo que cerrar”, nos relató en su hospital, donde la música latina de todos los ritmos se escucha durante todo el día, eso si, cuando las rancheras y boleros les dan permiso.

Sin trabajo y en la calle, Cossio sacó el guerrero de Puebla y se fue a buscar su clientela a la calle. “Compré una maleta donde cargaba los repuestos y las herramientas y ofrecía el servicio de reparación a domicilio. A veces las arreglaba hasta en el mismo lugar donde ocurría el pinchazo”, dijo Cossio, un hombre tranquilo, pausado y un gran jefe, como aseguran sus trabajadores, muchos de ellos con varios años junto a él.

Rafael Cossio conoce de memoria el nombre y el precio de cientos de piezas de bicicleta, de diferentes marcas de proveedores. Foto: Mauricio Hernández

En el interior del ‘hospital’ tiene colgado el reportaje que le hizo hace tres años el periódico New York Times y otro que realizamos para el periódico Queens Latino.

Cossio comienza este mes la temporada grande de reparación, pues ahora a las personas que hacen delivery se suman miles de deportistas que sacan su olvidada bicicleta en este tardío comienzo de primavera.

Juan Valerio, un maestro en la mecánica de bicicletas para corredores profesionales a nivel internacional y con el equipo nacional de México. También es la mano derecha de Rafael Cossio.

QUECHOLAC

Lagunas de Quecholac, leyenda y maravilla de Puebla. Foto: Puebla online

La laguna de Guadalupe Victoria es una de las tres con las que cuenta Quecholac, que junto con la de San Luis Atexcatl y La Preciosa son centros turísticos que principalmente en Semana Santa agrupa a miles de visitantes que llegan a bañarse en sus aguas.

Vista de los Cerros de Quecholac y el Progreso (Puebla, México).