Un millón de dólares conseguido por Mercedes Cano por un caso que el trabajador creía perdido
Posted by Trabajadorinmigrante on 28th Diciembre 2017
| 211 views

“Conseguimos un millón de dólares para un trabajador sin documentos por un accidente sufrido en un edificio en Manhattan en solo 2 años después de haber entablado la demanda”: Mercedes Cano.

“Nuestra historia de hoy tiene nombre propio, aunque vamos a mantenerlo en el anonimato mientras continuamos con el caso Worker Compensation, luego de haber ganado recientemente un millón de dólares para nuestro cliente que se accidentó en un edificio de Manhattan mientras realizaba labores de demolición”.

Son palabras de Mercedes Cano, abogada de Inmigración con una larga experiencia en accidentes de construcción, respaldada por un bufete experimentado y con recursos para una demanda laboral.

La firma que lo va a representar en la demanda debe pagar todos los gastos por anticipado. Algunos abogados, cuando el trabajador busca ayuda, le aseguran al cliente que “no hay caso”, por lo que es importante buscar siempre una segunda opinión. El equipo de Mercedes Cano busca siempre estrategias para ayudar al inmigrante.

Mercedes Cano, un bufete experimentado y con recursos para una demanda laboral

Historia de este caso: El trabajador accidentado, sin documentos, venía laborando por siete años para una empresa de construcción en Manhattan. Se ganaba más de 100,000 dólares al año. Y a pesar de no tener su estatus legal en regla, pagaba sagradamente sus impuestos: más de 40,000 dólares anuales. Una decisión muy inteligente, pues la compensación económica se basa en el daño causado en el accidente y el dinero que dejará de ganar del trabajador a raíz del accidente.

“Nuestro cliente trabajaba en un sector muy peligroso de la construcción, cortando edificios, el cortaba la parte del metal que quedaba expuesta tras poner los ladrillos y el cementos en cada piso”.

Nuestro trabajador accidentado tiene dos hijos ciudadanos, pagaba sus impuestos con el ITIN (No, del IRS que cualquier persona puede tener sin importar su status migratorio). Y aunque tenía un Social Security inventado, conseguimos ganar el caso.

El Accidente

Uno de los trabajos con mayor riesgo en la construcción es el de la demolición en las alturas, pues hay que cortar las estructuras de cemento y de metal sobrantes, o sencillamente tumbar el edificio poco a poco, cuando es una demolición por partes, como era el caso de nuestro accidentado. Y las condiciones de seguridad tienen que ser extremas para el trabajador.

El trabajador está cortando el hierro y el cemento, pero interrumpe porque necesita ir al baño más cercano. Va caminando por un piso contiguo que no está terminado y se desmorona, cayendo la planta entera en el piso de abajo. Se lastima la espalda baja y el hombro. Lo llevan al hospital y no le encuentran huesos rotos, de momento, ni tampoco traumatismos visibles de gravedad.

Las excusas del jefe. El trabajador, leal con la compañía para la que lleva trabajando siete años sinningún problema, se va a la casa con recomendación del jefe. Posteriormente el dueño le ofrece al trabajador accidentado pagar todos los costos médicos y el sueldo que le corresponde para que se quede descansando en la casa.

Agradecido con el jefe, se queda en la casa por dos meses, mientras recibe de la compañía 1,000 dólares. Él se quedó descansando pensando en que se va a mejorar, pero la caída le causó más daños de los que encontró el hospital el primer día.

Entonces recibe de nuevo la llamada tajante del jefe a los dos meses: “Tiene que regresar ya al trabajo”. Y el trabajador regresa.

El primer día intentó levantar peso, pero no pudo. Aun así trabajó durante todo el día y se fue con severas molestias a su casa. Al otro día no se pudo ni levantar, con dolores muy fuertes en su columna y en el hombro. Con los días, el daño por la caída comenzaba a notarse. Llamó al jefe y le dijo: “Hoy amanecí grave, no puedo ir a trabajar”.

El jefe le dijo que continuará descansando en la casa, que le seguía mandando el salario. Pero a la semana le pidió que regresara de nuevo al trabajo, le ofreció incluso un trabajo de supervisor, para que no tuviera que cargar nada pesado. “Es que no puedo ni caminar”, dijo el trabajador inmigrante. Pero el jefe lo presionó y le exigió que regresara al trabajo.

The World Trade Center’s. Foto: AP Photo/Mark Lennihan)

La llamada a Mercedes Cano, su abogada de confianza
El trabajador recordó a Mercedes Cano, una abogada honesta, eficiente y conocedora de las leyes de inmigración. Muy reconocida en Queens, el condado de los trabajadores. Y no dudo en llamarla de inmediato.

Cano había atendido al trabajador accidentado anteriormente y él estaba confiado en su abogada, aunque tenía temor por haber recibido dinero del empleador y haber regresado a trabajar. “Cuando usted se hiere en el trabajo no es una solución recibir dinero de su empleador, aunque esto también demuestra la intención de sus deseos de reanudar sus labores.”

Empieza la demanda. El bufete de abogados de Mercedes Cano comenzó con la demanda encomendadapor el trabajador accidentado. “el accidentado fue mandado a un especialista, le encontraron un daño grave en la columna vertebral”. Los médicos encontraron que el paciente no se iba a mejorar de los daños en la caída, pues tenía una herida grave en la columna y no podía volver a levantar nada pesado.

“Mi cliente creyó en mí”. Le dije que no recibiera más los 1,000 dólares semanales”. Después de 2 años, tiempo bastante corto, la compañía de seguros vio el caso tan bien presentado, que hizo una oferta antes de juicio por el millón de dólares. “Evaluamos la oferta antes del juicio, el cliente aceptó y se le pagó el dinero a los 30 días”.

La compañía donde el trabajador tuvo el accidente quebró después de dos años de la demanda. Si el trabajador no hubiera demando en su momento, se habría quedado sin nada, ni siquiera con los 1,000 dólares que el jefe le daba mientras estaba convaleciente.