Maduro lleva a Venezuela al modelo cubano de dictadura ante la apatía internacional
Posted by Trabajadorinmigrante on 31st Julio 2017
| 44 views

“Tenemos la mayor votación de la historia, más de ocho millones”, dijo el dictador venezolano, sin parpadear, mientras enunciaba la mentira más descarada de la historia política de Venezuela. Maduro no habló de los jóvenes asesinados por sus ‘paramiltares’ motorizados, ni de los francotiradores apostados en las azoteas en Tachira, Caracas y otras ciudades disparando contra la población

Maduro, en una foto de archivo con un rifle de mirada con telescopio, como los que se usaron en Táchira por francotiradores desde las terrazas contra los jóvenes que pedían democracia y rechazaban la Asamblea Nacional. Foto archivo: Reuters

Nueva York. Jul/31/2017. Agencias. TINews. Nicolás Maduro, con asesores cubanos asentados en Caracas y varias ciudades, está consolidando la dictadura en Venezuela al más vulgar y deteriorado estilo de la isla caribeña, ante la apatía del Mundo entero, exceptuando al presidente ruso Vladimir Putin y a su homólogo boliviano Evo Morales, que defendieron el farsa electoral. El opresor Maduro habló de históricos resultados y se olvido de los muertos a manos de sus motociclistas armados, que en esta ocasión fueron apoyados en algunas ciudades por francotiradores apostados en las terrazas.

El nuevo dictador amenazó a todo el que se oponga a la Asamblea Nacional Constituyente, que incluye retirar la inmunidad a los parlamentarios opositores, controlar la Fiscalía, encarcelar a los líderes de la oposición y atacar a los medios privados. Los poderes absolutos de Maduro le permitirán tomar el control absoluto de la Fiscalía «para que haya justicia», según el mismo Maduro. Maduro acusó a los canales privados de televisión por la cobertura informativa por «censurar las elecciones» y acusó al canal Televen por hacer «apología del delito». «Algunos terminarán en una celda, bajo el mando de la justicia necesaria», dijo.

Francotiradores apostados en las terrazas en Tachira dispararon contra la población indefensa.

Maduro habló del «carnet de la patria», el sistema de identificación que el Gobierno utiliza para la distribución de ayudas sociales, en el que se han inscrito hasta ahora unos 15 millones de venezolanos y que el oficialismo ha utilizado en las elecciones para controlar quién acudía a votar.

El «carnet de la patria se institucionalizará como eje de las políticas sociales del Gobierno, y servirá también para perseguir fraudes en el uso de los beneficios públicos”, manifestó Maduro. Este modelo es una copia del cubano aplicado por los hermanos Castro durante décadas para mantener divida a la población entre los servidores del Estado y funcionarios del Estado, con todos los derechos, y una población que se lanza a la calle ante la hambruna que ya afecta varios departamentos.

Los “colectivos”, el brazo armado de Maduro para reprimir marchas son los más radicales del chavismo, operan con total apoyo y protección del Poder Ejecutivo.

Según el Consejo Nacional Electoral (CNE), más de 8 millones de los cerca de 19,5 millones de venezolanos con derecho a voto participó en la elección, pero la oposición asegura que solo acudió a votar un 12 % del censo (poco más de dos millones de personas).

Estados Unidos, Colombia, España o México han informado de que no reconocerán la Asamblea Nacional Constituyente, y Washington estudia sanciones que incluiría la restricción de la compra de petróleo venezolano, lo que será la definitiva caída del régimen. Y Colombia se enfrenta a una emergencia humanitaria en sus fronteras con Venezuela, ante la salida de miles de venezolanos por las fronteras ante la situación y la falta de aerolíneas en Caracas, que cancelaron sus vuelos a Venezuela.

La

Los defensores de la revolución, paramilitares de Maduro

Los “colectivos” tienen su origen en los grupos subversivos de izquierda, radicados en el movimiento 23 de Enero. En un principio eran conocidos como los Tupamaros –quienes hoy en día siguen activos-, pero en los 80 comenzaron las divisiones y se formaron nuevos bastiones. Así nacieron otras agrupaciones como Carapaica, Alexis Vive y La Piedrita, entre otras.

Especialistas en la materia sostienen que el número de estas bandas delictivas en Venezuela puede ascender a nueve mil. Además, su presencia ha ido en aumento desde el fallido golpe de Estado a Hugo Chávez en 2002.

Colectivos armados se dirigen hacia donde los opositores realizan sus marchas. Estos grupos han asesinado a cientos de venezolanos desde que comenzó la revolución chavista en Venezuela.

Muchos de estos grupos, como por ejemplo el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), controlan diversas zonas carenciadas del país. Allí actúan como jueces y policías, ofreciendo “protección” ilegal contra delincuentes y narcotraficantes. Ellos mismos son los que determinan quiénes pasan a ser enemigos y quiénes no.

Incluso los propios Tupamaros han sido acusados en reiteradas ocasiones por ataques a comercios e importantes edificios, por considerarlos oligarcas y burgueses. A su vez, muchas de estas bandas también cuentan en su poder con radios y canales de televisión, en las zonas que operan.

Los estudiantes y los jóvenes protestaban contra las intenciones de Maduro de terminar con la democracia a través de la Asamblea Nacional, que reemplazará al actual Parlamento, elegido por mayoría popular en Venezuela, es decir, por el pueblo. Foto: Afp

El vínculo que mantienen con la cúpula política es innegable. En las presentes manifestaciones reprimen a mansalva y su rol cada vez es más protagónico. La prensa local en más de una oportunidad ha vinculado a estas organizaciones con el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Mientras el presidente Maduro y el chavismo siguen respaldando a estos “combatientes de la revolución”, los estudiantes y la oposición no cesan su reclamo, y semana tras semana la cantidad de muertos va en ascenso.

HOMENAJE A LA POBLACION VALIENTE, DESARMADA Y OLVIDADA POR EL MUNDO

Estudiantes armados de patria se enfrentan a la Guardia Nacional y los grupos paramilitares de Maduro, como Los Colectivos.
Una señora, con la bandera de Venezuela, se enfrenta a una tanqueta de la Guardia Nacional Venezolana.

El desenlace parece inminente, pues la presión estadounidense va a ahogar al régimen económicamente y la situación va a desbocar. Es cuando puede haber una fractura en las Fuerzas Armadas, aunque Chávez hizo limpieza antes de morir. El desenlace, desafortunadamente, y dado lo testarudo que es Maduro, va a ser dramática.